Labor pastoral

        Cuando a finales de los años cincuenta (1958/59) el párroco de la Parroquia del Santísimo Corpus Christi, D. Rafael Escalante Avilés, detecta el grave problema de escolarización existente en la zona donde se encuentra ubicado el centro y que en ese instante no era atendido por ningún organismo oficial, decide crear unas escuelas parroquiales al objeto de cubrir las necesidades educativas de los niños que vivían en esas barriadas pertenecientes a su feligresía y encaminar la labor pastoral de la Parroquia en ese sentido.

 

        Es lógico pensar que en aquellos años en los que la educación no llegaba a todos los estratos sociales, este pionero de la enseñanza encauzara toda su actividad parroquial hacia un aspecto de la vida tan importante como es el educar cristianamente a los jóvenes de esta zona tan desfavorecida de la ciudad, atendiendo a su doble vertiente humana y espiritual.

 

         Esta labor pastoral que el colegio, junto a la Parroquia, ha venido ejerciendo desde sus inicios fue reconocida cuando el mismo se consideró como un centro de interés social por parte de la Administración Educativa, ya que siempre había atendido a alumnos provenientes de familias con falta de recursos económicos.

 

          Hoy en día, el colegio continúa desarrollando esta misma actividad que iniciara su creador, y que continuara su sucesor, el Párroco, Monseñor Miguel Oliver Román. La Parroquia del Santísimo Corpus Christi, con D. Jesús Donaire Domínguez a la cabeza, entiende que la prestación de un servicio social de esta índole enraíza en lo más hondo del sentir cristiano, a la vez que potencia y lleva a la práctica las enseñanzas de Jesús.

Si quiere conocer más sobre nuestro plan pastoral, pulse el siguiente enlace donde conocerá las actividades realizadas en el curso .